Una investigación llevada a cabo por el Laboratorio de Alimentos y Marcas de la Universidad de Coronell (Cornell Food and Brand Lab o CFBL) en Nueva York dio a conocer que personas que observan más películas tristes, de drama o melancólicas comen considerablemente más que quienes prefieren otros filmes.

Esto se debe al impacto emocional de la película. Según este estudio, los aficionados al cine comieron 28 por ciento más de palomitas de maíz al ver la tragedia "Love Story" que al disfrutar de la comedia "Sweet Home Alabama".

Los investigadores del CFBL encontraron que los cinéfilos que compraron palomitas y vieron la película triste "Solaris", comieron un promedio de 55 por ciento más de este cereal que los que vieron la película más optimista ‘Mi gran boda griega’: 127 gramos frente a 82 gramos.

En la galería de fotos podrán conocer más información del estudio.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.