Seguramente no pensaban que una hora menos de sueño significaba la disminución de su IQ. Sin embargo, Avi Sadeh, de la Universidad Tel Aviv en Israel, señaló que: "La pérdida de uno hora de sueño es equivalente a la pérdida de dos años de maduración cognitiva y el desarrollo".

El dormir poco no sólo afecta la inteligencia, sino también reduce el control de los impulsos, se mencionó en el estudio realizado por Sedeh.

La pérdida de sueño debilita la capacidad del cuerpo para extraer la glucosa desde el torrente sanguíneo.

Sin esta corriente de energía básica, una parte del cerebro sufre más que el resto de la corteza prefrontal, que es responsable de la "Función Ejecutiva".

Entre estas funciones ejecutivas se encuentra la orquestación de los pensamientos para cumplir una meta y percibir las consecuencias de las acciones. Así que, la gente cansada además tienen dificultad para controlar sus impulsos.

Un cerebro cansado queda "atascado" en una respuesta incorrecta y no puede conseguir una solución más creativa, volviendo varias veces a a la misma respuesta que ya sabe es errónea.

Cuando estamos cansados en realidad es más difícil ser feliz, pues recordamos los recuerdos negativos más que los positivos cuando estamos agotados, según el experto.

En la galería de fotos: Consecuencias de dormir poco.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.