Un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Surrey en Reino Unido, dio a conocer que la exposición de nanopartículas que perjudican la salud es 29 veces más elevada en las zonas de semáforos que mientras hay tránsito fluido.

El tiempo que permanecemos parados ante un semáforo, es probablemente el más peligroso para nuestra salud en cuanto a la exposición a las nanopartículas de contaminación, que emiten los coches y que contribuyen a las enfermedades respiratorias y cardíacas , según la investigación.

La mayor concentración de partículas se produce cuando el semáforo se pone en verde y los vehículos arrancan y aceleran; de hecho es 29 veces mayor que durante las condiciones de tránsito de vehículos.

En la galería de fotos conozcan algunas recomendaciones del autor del estudio.