Un estudio realizado por la Universidad Carnegie Mellon en Estados Unidos dio a conocer que un abrazo o algún otro gesto afectivo tiene un efecto protector en el organismo.

Por ello, entre más abrazos se reciban, se estará más protegido de ciertas infecciones, tales como el resfriado común.

La investigación fue llevada a cabo con una muestra de 400 personas a quienes se les preguntó si habían sido abrazadas o abrazaron durante el día. Posteriormente se les dieron gotas nasales con el virus de gripe común.

A pesar de que todos estuvieron expuestos, el 78% desarrollaron una infección y el 31% realmente enfermó y tuvo síntomas físicos de dicho virus.

Quienes recibieron más abrazos tuvieron menos síntomas y se repusieron más rápido.

En la galerá más datos del estudio.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.