Lo que le pasa a muchas personas es que quieren algo y no pueden llevarlo a cabo, en este caso las relaciones sexuales.

La abstinencia sexual no deseada puede producirse cuando no encontramos una pareja, ni estable ni ocasional. Sin embargo, incluso teniendo pareja, podemos pasar por épocas de sequía, ya sea por algún tipo de disfunción como la dispareunia (coito doloroso), la disfunción eréctil o alguna dolencia relacionada con nuestros genitales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la sexualidad es un aspecto central del ser humano. Por eso, Froilán Sánchez, coordinador del grupo de Salud Sexual de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, indicó que en esto puede afectar no tener sexo, por lo menos un mes:

  • Autoestima
  • Estado anímico (puede provocar una depresión)
  • Descuido físico
  • Cero ejercicios
  • En el trabajo
  • Ansiedad
  • Obesidad o delgadez
  • Emociones
  • Altera la salud

Con información de El País