Una investigación realizAda por la revista británica "The Lancet", dio a conocer el riesgo que la salud podría correr al abusar de las horas de trabajo.

Mediante la observación de un meta-análisis lograron comparar las horas de trabajo de más de medio millón de personas y su estado de salud.

Las conclusiones de los investigadores mencionaron que trabajar más de 55 horas a la semana, podrían provocar un infarto o provocar otro tipo de enfermedades cardiovasculares.

En conclusión, el riesgo de sufrir un ictus aumenta un 33% y el de ataque cardíaco se incrementa un 13%.

Para remediar los perjuicios del sedentarismo, es importante no sólo controlar las horas que pasamos sentados. También debemos aumentar nuestra actividad física.

Un estudio publicado en British Medical Journal a principios de año señalaba que debíamos intentar llegar al objetivo de 150 minutos de actividad deportiva a la semana.