Usar el ayuno como una opción para adelgazar o simplemente dejar que nuestras horas de comida pasen por estar "ocupados" puede ser una práctica peligrosa para nuestra salud.

Para crear conciencia respecto a esta mala costumbre, les mostraremos a continuación lo que pasa en nuestro cuerpo cuando está en ayunas, según la página científica "NHS Choices".

1. El cuerpo gastó la mayor parte de la energía que le quedaba durante la noche, utilizándola en procesos digestivos y en mantener todos nuestros órganos equilibrados mientras dormimos.

2. Luego de haber estado en ayuno durante al menos 6 horas -mientras dormirmos-, el cuerpo guarda pequeñas reservas que utilizará para un breve lapso de tiempo (10 a 15 min) en lo que ustedes deciden darle de comer.

3. En este lapso el cuerpo utiliza dichas reservas para mantenernos con energía durante los próximos minutos y el cerebro se percata de la disponibilidad de glucosa en la sangre para utilizarla.

4. Al mismo tiempo, el cerebro revisa las reservas de glucosa en el hígado para que esta también nos ayude a soportar este rato si comer. 

5. Si no decidimos desayunar en los próximos minutos, el hígado activa su estado de emergencia. Esto propicia que la cortisona envíe la señal de que saque lo que pueda de las células musculares, los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel y así pueda brindarnos más energía.

6. La cortisona pondrá en marcha los mecanismos para que las células se abran y dejen salir sus proteínas. Estas pasarán al hígado para que las convierta en glucosa sanguínea y funcione como energía para nuestro cuerpo.

7. Esto quiere decir que quien no desayuna está debilitando la salud de sus músculos, sangre y hasta su piel además de saturar el esfuerzo del hígado y nuestros demás órganos.

8 Por su parte, el cerebro no puede concentrarse en sus actividades habituales como el trabajo o la escuela, pues toda su energía se centra en brindarle energía al cuerpo utilizando todos los recursos posibles para mantenernos de pie mientras le damos de comer.

9. Nuestro cuerpo hace un enorme esfuerzo en mantenernos con energía mientras no le damos alimentos. Todo esto puede evitarse si luego de despertar le brindamos un poco de comida. De este modo evitaríamos un desgaste físico y mental importante.