Un nuevo test de inteligencia realmente podría probar si su perro es el mejor. El bien llamado Test de IQ para perros, ideado por los investigadores británicos de la Escuela de Economía de Londres y la Universidad de Edimburgo, encontró que los caninos, al igual que los humanos, varían en el poder del cerebro.

Las tareas cognitivas, que se llevaron a cabo en 68 border collies de las granjas de trabajo de Gales, incluyeron a los perros teniendo que encontrar una visible recompensa de comida colocada detrás de una barrera, mientras que otra hizo que tuvieran que elegir entre una porción mayor o menor de alimentos. Las pruebas están diseñadas para ayudar a los científicos a comprender la relación entre la inteligencia y la salud.

El Dr. Mark Adams, investigador en la Universidad de Edimburgo y la Dra. Rosalind Arden, investigadora asociada en la LSE, explican lo que depara el futuro para la inteligencia de los perros.

¿Qué los inspiró a desarrollar este test de inteligencia para perros?

Sabemos por miles de estudios que diferentes capacidades mentales 'se agrupan' o se superponen en las personas. Quisimos saber si esto también es cierto en los perros.

¿Cómo funciona el test de inteligencia para perros?

Los 68 border collies realizaron seis pruebas. Cuatro de las pruebas fueron similares: consistían en encontrar su camino alrededor de una barrera para llegar a algunos alimentos. Una involucraba elegir entre dos cantidades diferentes – se quería probar si los perros podían distinguir entre "un poco menos" a "un poco más". En la última tenían que seguir a una persona que apuntaba a un objeto en el suelo.

¿Cuáles fueron los resultados de su investigación?

Se encontró que las puntuaciones entre las pruebas 'se agrupaban' hasta cierto punto. Vimos que los perros que eran más rápidos también fueron más precisos. Hemos aprendido, también, ¡que hay mucho más por aprender!

¿Puedes explicar cómo es que la inteligencia del perro está estructurado de manera similar a la nuestra?

La inteligencia canina está estructurado de manera similar a la nuestra en tener un solapamiento entre las diferentes capacidades, al igual que nosotros. Por ejemplo, en las personas, las puntuaciones de las pruebas de habilidades verbales y habilidades no verbales tienden a superponerse. Hemos encontrado una fuerte evidencia sugerente de esta en los perros, excepto, ¡por supuesto que no midieron sus habilidades verbales!

¿Qué tipo de aplicaciones podría tener este examen?

Hemos aprendido que la gente puede construir pruebas de tipo IQ realmente robustas, buenas , fiables y válidas con excelentes propiedades psicométricas (medición de mente). Consideramos nuestro trabajo una forma de demostrar que una prueba de IQ igualmente robusta sería un objetivo alcanzable en los perros. Si tenemos una “cinta métrica mental" vamos a ser capaces de probar cómo se vincula el IQ (o no) con otras cosas importantes como la salud y la vida útil.

Esta prueba podría ser adaptada a otros animales?

Este tipo de trabajo es factible en una gran cantidad de especies. Se está haciendo un gran trabajo (y se ha hecho) en ratones, simios, monos y aves. Nuestras pruebas que implican encontrar su camino a una recompensa de comida se pueden adaptar fácilmente a otros animales, mientras que las pruebas tales como la comprensión, donde un ser humano está señalando, son más específicas a las capacidades de los perros. Cada especie tendría su propia serie de pruebas, pero la mayor pregunta de nuestro estudio: "¿Los resultados obtenidos en las pruebas se agrupan?" - Se puede preguntar con cualquier especie.