Actualmente tanto jóvenes como adultos tienen cuentas en las diversas redes sociales.

Por razones de seguridad, muchos padres supervisan el uso que sus hijos menores de edad le dan a estas herramientas. Sin embargo, además de supervisar lo que los menores hacen en Internet algunos padres optan por espiar cada actividad de sus hijos.

Según CNN, la psicóloga Lori Day sostiene que espiar es “una invasión de la privacidad y una violación de la confianza”. Asimismo, la también autora del libro Her Next Chapter indicó que dicha conducta puede sabotear la relación con sus hijos si estos lo descubren.