Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Washington en Estados Unidos dio a conocer que una toxina localizada en el veneno de las abejas logró destruir el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Este nuevo hallazgo abre una posibilidad de desarrollar un gel vaginal para prevenir la propagación de dicho virus, además de un tratamiento intravenoso que ayude a curarse a quienes ya están infectados.

La investigación asegura que una potente toxina localizada en el veneno de las abejas llamada "melitina" puede hacer agujeros en la envoltura protectora que rodea al VIH, logrando su posterior destrucción.

Los investigadores añadieron una protección sobre la superficie de las nanopartículas que cuando entran en contacto con las células normales, estas simplemente rebotan. Sin embargo, cuando encuentran el virus destruyen su capa protectora y lo eliminan.

Por el contrario, aunque la mayoría de los medicamentos contra el VIH inhiben la capacidad del virus para replicarse, no hacen nada para detener la infección inicial, por lo que algunas cepas del virus acaban encontrando formas de evitar estos medicamentos y reproducirse a pesar de ello.

En la galería de fotos: 6 datos que deberían conocer respecto al VIH.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.