Niveles de atracción sexual

La atracción sexual primaria se basa en la fijación por cualidades externas, como la apariencia, la vestimenta y la personalidad de una persona. Mientras que la secundaria surge por la conexión, romántica o no, que surge como consecuencia de la cercanía con una persona especial.

Los sexos “hombre y mujer” desde hace muchos años que dejaron de ser únicos. Hasta hace poco la familia de palabras de las inclinaciones sexuales se remitían a heterosexual, homosexual y transexual. Luego se sumó el término metrosexual, una inclinación de los nacidos hombres por verse bien.

Estos son algunas de las nuevas preferencias que existen. ¡Conócelas!

Demisexual: Estas personas solo sienten atracción sexual con personas que están emocionalmente conectadas. En otras palabras, los demisexuales solo experimentan deseo sexual por personas afines, con quien mantienen una relación cercana.

Sapiosexual: El “gancho” sexual para estas personas es la atracción por un coeficiente intelectual superior. A los sapiosexuales les “excitan” las conversaciones con razonamientos muy elevados. Quizá esta tendencia empezó a evidenciarse desde hace algunas décadas, ya que el surgimiento de este término da lugar al cineasta John Waters, que decía “Si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te acuestes con él”.

Lumbersexual: Se trata de personas que sienten atracción por sujetos con aspecto rudo. Quizá se trata de los detractores de los metrosexuales, o una simple tendencia por “chicos rudos”, que expiran masculinidad.

Heteroflexible o bicurioso: son personas que sienten una curiosidad marcada por explorar de manera esporádica una relación íntima con un sexo diferente al de su elección.