Se trata de la aplicación tecnológica “Fap Fapp” que “ayuda” a los usuarios a practicar las habilidades de la masturbación.

La app fue desarrollada por el diseñador de Barcelona, Francesc Moret Vayreda, con el propósito de mejorar el “arte” de brindarse placer a uno mismo.

A pesar de que es un tema que podría ser graficado de manera explícita, el creador decidió colocar una gráfica neutral, sin la necesidad de colocar la imagen del miembro masculino, enfocado en “la elegancia sobre lo obvio”.