El doctor Vinicio Porres, máster en cirugía láser y especialización en quitar y eliminar hongos de las uñas, explica el cuidado que se debe tener para prevenir una infección, que cuando ataca a esta membrana del cuerpo curarla toma mucho tiempo y suele ser muy costoso.

El calzado es uno de los mayores causantes de hongos
​“El pie de atleta y los hongos en las uñas son muy comunes últimamente por las características con las que se fabrica actualmente el calzado”, explica Porres. Al utilizar calzado con pieles sintéticas y de suelas de hule, provoca que la temperatura del pie se eleve dos grados más de lo normal. “Estas condiciones en que se mantiene el pie, en un lugar húmedo, oscuro y a una temperatura más alta de lo que debe de ser, ayuda a que proliferen los hongos”, añade.

Evita los golpes
​Las lesiones en las uñas, como las que se pueden provocar al hacer algún tipo de deportes de contacto, derivan en que una uña pueda rasgarse haciendo que sea vulnerable a cualquier enfermedad. “Ciertos golpes pueden hacer que se rasgue y pierda su impermeabilidad. Si no se cuida el golpe y se continúa con las actividades cotidianas, puede hacer que la uña se llegue a infectar rápidamente”, explica. 

La coquetería puede afectar
Para Porres, las pedicuras son una de las maneras en que, se pueden contagiar de un hongo. “Lamentablemente no hay un tipo de control sobre el manejo de limpieza en los instrumentos que se utilizan para hacerse este tipo de tratamiento cosmético. Si un instrumento se infecta con el hongo de otra persona y este se utiliza sin ser esterilizado de manera profesional tiene un alto índice de contagio”, explica. 

Una uña sana está libre de infecciones 
Si notas que tu uña sufre algún cambio de grosor y de color puede ser que esté sufriendo de algún tipo de contagio. “Las uñas de por sí son de color rosado, eso demuestra su buena salud. Si nota que se empiezan a poner de un color amarillento y que pierden su brillo, están manifestado una pérdida de salud. También empiezan a deformarse y, por ende, a encarnarse”.

Consejos preventivos 
Porres recomienda que todo lo que usamos en los pies debe ser de uso personal. “Para evitar contagios cruzados, cada persona debería de usar un cortaúñas para las manos y otro para los pies, y no utilizar el de alguien más”, menciona. También hace referencia a la pintura de uñas. “Si se usa esmalte, lo mejor es utilizarlo solo por 24 horas y volverlas a pintar cuando se quiera. No dejarlo por muchas semanas, ya que esto debilita la cutícula de la uña”, explica.  ​