La infidelidad es un problema que aqueja a muchas parejas y las razones pueden ser diversas.

Según el psicólogo Douglas LaBier, existen seis principalmente y lasexplica en el sitio estadounidense "Psychology Today" seis de las causas principales.

A continuación la lista de LaBier.

1. Piensan que la aventura iba a ser solo una aventura

Los humanos somos expertos en el autoengaño, más aún cuando de una relación se trata. En este tipo de circunstancias es posible que se hayan tenido otras tantas relaciones en las que se aseguraba lo mismo.

2. Porque existe una conexión mente-cuerpo. Según el experto esta es  la más peligrosa.

Ya que es muy posible que todo se tambalee cuando se encuentra a una persona con la que existe un poderoso vínculo no sólo en el campo sexual, sino también en la faceta mental. Ante esta situación, lo más probable es que acabe con una separación o divorcio, según LaBier, ya que el vínculo con la, hasta entonces, aventura es mucho más fuerte que con la anterior relación, pese al cariño adquirido en los años de convivencia. 

3. La posibilidad del "todo queda en familia"

Las bromas, comentarios con doble sentido o guiños con un hermano, primo, mejor amigo, etc. son continuas y al final se termina cayendo en la tentación. Siempre se cree que la alta improbabilidad de que ocurra, así como la confianza existente permitirá que no se destape el pastel. Pero, en caso de ser descubierto, se abrirá la caja de los truenos y se vivirán todo tipo de problemas personales y familiares.

4. La aventura sin sexo

Existen casos en los que la conexión no conlleva contacto físico, pero es realmente profunda. Esta relación va más allá de lo que puede considerarse una amistad.

5. Porque necesitan cariño

Cuando una relación es insatisfactoria, el otro miembro no se preocupa ni es cariñoso, es muy posible que se busque una alternativa fuera de la pareja para llenar todas esas carencias o para, directamente, vengarse por la falta de afecto recibido. Esta idea puede provocar, según algunos de los casos estudiados por LaBier, que se acabe teniendo una aventura con la primera persona que muestre un mínimo interés, aunque esta solamente sea en apariencia. En este tipo de situaciones es preferible solucionar los propios traumas antes que intentar algo con otra persona. 

6. Por puro deseo

Esta es una de las más habituales. Se produce cuando se conoce a una persona con la que se tiene una fuerte atracción física que es recíproca.