Llevar las uñas gel es la nueva tendencia en los últimos años. Aunque detrás de este procedimiento, que parece inofensivo, hay algunos factores que resultan muy dañinos para tus uñas.

Exposición a los rayos ultravioleta

Al hacerte las uñas en gel, te aplican el esmalte y luego el color es curado debajo de unas luces ultravioleta. Este proceso se repite varias veces por mano, y es lo que hace que la pintura se endurezca y dure tanto tiempo. Pero tienes que tomar en cuenta, que tanta exposición a estos rayos no son buenos para tu piel.

Según un estudio que realizó la doctora Heidi Waldorf, directora del Centro Mount Sinai de Nueva York, el problema es que los rayos UV son acumulativos. Si se usa este tipo de secador de uñas de vez en cuando, no tendrá graves consecuencias. Sin embargo, si se somete a este tratamiento regularmente durante todos un buen tiempo, el risgo será mayor”.

Para evitar cualquier exposición innecesaria, la Dra. Waldorf recomienda aplicar un protector solar resistente al agua antes de ir al centro de belleza.

Remover el gel

Quitar el gel de las uñas puede ser muy perjudicial, con solo remojarlas en acetona por al menos 10 minutos es muy dañino para las manos, ya que la piel comienza a pelarse.

Recomendaciones

Para protegerte del efecto decapado de la acetona pura, utiliza aceite de cutícula primero para proteger la piel, y a continuación, empapar las puntas de los dedos en un recipiente con aceite de vitamina E o aceite de coco para una rehidratación rápida.