Es importante señalar que el deseo no se determina por la cantidad de relaciones sexuales. Se trata más bien de la atracción entre un sujeto y otro, una circulación de libido que se puede manifestar desde el interés puesto en una conversación hasta el deseo sexual.

Para no dejar que San Valentín sea el único día de felicidad y amor, les presentamos la siguiente información sobre el "deseo en la pareja" que nos comparte el psicólogo chileno Joaquín Carrasco.

“No sé que pasa que la relación no funciona”, 'antes era fantástico, ¿qué nos pasó?', 'a ratos es como si fuéramos amigos más que pareja', son algunas de las quejas y preguntas con que algunos pacientes llegan a consulta", menciona el psicólogo a Publimetro.

Ante ello comentó: "Una vez que el deseo deja de circular en la pareja, los efectos pueden ser múltiples:

1. Desgano

2. Pérdida de interés sexual

3. Disminución del tiempo para compartir

4. Discusiones e

5. Infidelidad (entre otros)

"Esta es una situación que puede generar mucho malestar, y puede desembocar en la ruptura de la pareja", informó Joaquín Carrasco.

Si bien el estar en pareja implica ceder, negociar y entregar en varios aspectos, para mantener vivo el deseo se tiene que dejar siempre un espacio en el cual haya una insatisfacción. De esa forma la persona siente que necesita al otro. De lo contrario, si llega un punto en el cual el otro nos hace sentir completos, pues ahí ya no hay motivo para estar juntos.

En la galería de imágenes: ¿Qué provoca el deseo y cómo mantenerlo vivo?

Para contactar a Joaquín Carrasco, escribir a: joaquin.carrasco.b@gmail.com

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.