Los blueberries y los arándanos son frutos que contienen muchos antioxidantes y ácidos que disminuyen la presión arterial.

Estos ácidos también previenen la inflamación en las células del cuerpo. Ante esto, científicos encontraron que además de estas propiedades, los blueberries y los arándanos podrían ayudar a reducir el impacto de una dieta alta en grasas.

Esta pequeña fruta azul disminuye los efectos nocivos del consumo de una gran cantidad de grasa, según la investigación realizada por la Universidad de Eastern en Finlandia.

Los investigadores creen que los efectos beneficiosos para la salud de los arándanos y blueberries son debido a los altos niveles de polifenoles, un componente químico que combaten la enfermedad significativamente.

En la galería de fotos podrán conocer más datos relevantes de este descubrimiento.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.