Es común que al estar inconformes con la propia apariencia, las personas quieran cambiar cómo se ven con un poco de cirugía plástica. Pero ahora también pueden hacerlo con su perro. 

Reducir su abdomen, el exceso de piel, estiramiento facial o incluso el reemplazo de los testículos son los procedimientos comunes.

El estiramiento facial sirve para reducir riesgos de salud graves, como infecciones y problemas respiratorios, pero también se puede implantar testículos a un perro castrado con el procedimiento "Neuticles", que consiste en ponerle al perro en cuestión testículos de silicona. Según un artículo del diario "The Daily Telegraph", se han implantado más de 500 mil. Incluso el perro de los Kardashian fue sometido a esta cirugía.

Existen otros procedimientos, como bótox para alzar las orejas y reducir las arrugas. Estos se usan para perros que compiten en exhibiciones. También hay abdominoplastia y cirugía de rostro o paladar para aquellos que no pueden respirar bien.

Hay que recordar que cualquier intervención estética para el perro, sin la intervención de doctores adecuados, puede representar un riesgo para la salud del animal.

En la galería: Perros con cejas, ¿maltrato animal o diversión? Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".