Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Moscú, dirigidos por Maxim Skulachev, descubrieron un nuevo tipo de antioxidante que tendría impacto en las mitocondrias. Estas se encargan de producir energía para las células y son la que causan el envejecimiento cuando progresivamente dejan de funcionar.

Skulachev señaló, citado por el periódico The Express, que estas son las causantes de los ataques al corazón y tienen relación con enfermedades como el Alzhéimer y el Parkinson. "Si las enfermedades se desarrolan más lentamente, combatir el envejecimiento a través de las mitocondrias sería lo correcto", afirmó el investigador.

Aunque no puede detener las enfermedades, las investigaciones apuntan a que pueden retrasar de manera paulatina el envejecimiento, dando a los humanos un promedio de vida de 120 años. Por ahora, están probando el tratamiento en ratas, ratones, peces y perros.