Las bolas chinas se han utilizado desde hace muchos años, y puede traer muchos beneficios a la salud femenina.

¿De qué se trata?

Son dos esferas rellenas de otras bolas que están unidas por una cuerda. Estas se utilizan para ejercitar la musculatura de la pelvis y para estimular la lubricación femenina. Según algunas teorías, su invención se atribuye a un emperador japonés, quien repartió esas bolas a sus amantes para que lubricaran con mayor facilidad cuando él requiere de su presencia.

Estas son sus tan famosas ventajas

Estimulación y placer. Las bolas chinas, que se introducen en el primer tercio del interior de la vagina estimulan la parte interna del clítoris, lo cual favorece la lubricación, ya que estas bolas chinas provocan vibraciones sensibles en las paredes vaginales.

Ejercitación del suelo pélvico. Presionar o friccionar las bolas chinas dentro de la vagina ejercita las paredes de esta, lo cual aumenta el tono muscular del área, lo que produce un suelo pélvico más fortalecido y aumenta el placer durante las relaciones sexuales.

Buenas prácticas

Aunque no se conocen contraindicaciones del uso de estas bolas, es importante saberlas utilizar e iniciarse de una manera apropiada a su utilización. Puedes empezar utilizando solo dos bolas, de preferencia que se puedan separar.

Con las bolas chinas es más fácil realizar ejercicios para fortalecer el piso pélvico, pero al principio no debes sobrepasar los 15 minutos diarios.