El descubrimiento de una hormona que tiende a aumentar el apetito sexual de los ratones podría ayudar a tratar a personas adictas al sexo , afirmaron investigadores suecos.

Se sabía que esa hormona del aparato digestivo, la grelina, estimulaba el apetito, así como las ganas de alcohol o de otras drogas, al originar señales de recompensa en el cerebro.  

Una farmacóloga, Elisabet Jerlhag Holm, y un endocrinólogo, Emil Egecioglu, mostraron, además, que "cuando ratones reciben un suplemento de grelina, crecen su apetito sexual y sus esfuerzos por encontrar una pareja", indicó la universidad de Gotemburgo en un comunicado. 

Luego, llevaron a cabo la operación inversa, reducir la grelina, y comprobaron que el apetito sexual disminuía.

"Descubrir eso exigirá investigaciones considerables en ese ámbito, Pero los inhibidores de grelina podrían ser quizás una clave de los tratamientos futuros contra la adicción al sexo y los abusos sexuales", explicó Jerlhag Holm. 

El estudio titulado "El papel de la señalización de la grelina en el comportamiento sexual de los ratones machos" se publicó en diciembre en la revista Addiction Biology.