La sexualidad humana está llena de mitos y para muchos las personas que tienen mayor actividad íntima reducen con más facilidad “las ganas”.

Sin embargo, ese “desgaste” no ocurre en el plano sexual. La manera ideal de activar o incrementar el deseo sexual es teniendo más encuentros.

Según varios estudios el contacto íntimo como los besos o las caricias llevan impulsos eróticos al cerebro, activando la energía sexual.

Esa energía se aumenta y se acumula, lo cual incrementa el deseo sexual, liberando hormonas como la endorfina (que brinda bienestar y felicidad) y oxitocina (la famosa hormona del amor), según el sitio Cosmopolitan.es

Así que mientras más estímulos se reciban, mayor respuesta se producirá.