1. Añade una almohada

Una almohada puede modificar la mayoría de las posiciones, ya que altera el ángulo de la penetración y esto puede hacer una gran diferencia.

2. Determina un tiempo para tener sexo

Algo que acelera las ganas de estar con tu pareja es darte un tiempo antes de tener relaciones, determina 20 minutos o una hora o hasta que la alarma suene

3. Usa tus calcetines.

Investigaciones demuestran que mantener los calcetines puestos durante el sexo ayuda a regular la temperatura del cuerpo, que a su vez hace que te sientas más cómoda y facilita que tengas un orgasmo. 

4. Usa una corbata.

Modifica una posición atando tus manos detrás de la espalda, por encima de tu cabeza, o a la cama. O úsala para vendar tus ojos. Limitar la movilidad o cubrir tus ojos y darle el control a tu pareja puede hacer que sientas algo totalmente nuevo con una vieja posición.

5. Usa un vibrador.

Usar el vibrador externamente, mientras él está dentro de ti, puede hacer cualquier posición increíble. 

6. Bésense mientras tienes un orgasmo.

Besar durante un orgasmo agrega una intensidad emocional, casi como si pudieras sentir el orgasmo de tu pareja vibrando en ti. Es como si sus cuerpos se sincronizaran y se convirtieran en uno.

7. Dile que pare cuando estés a punto de llegar al clímax.

Esto puede refrescarlos un poco, antes de empezar de nuevo. Además, forzarse a mantener en la raya un orgasmo puede hacer la liberación eventual mucho más intensa (y también hacerlo durar más tiempo).

8. Háganlo afuera de la habitación.

La ducha, el sofá, la mesa de la cocina, el piso. Un cambio de escenario hace que las cosas se pongan más interesantes. Además pueden probar posiciones nuevas que se sienten mejor que en la cama...