Estudios han confirmado que terminar una relación amorosa causa el mismo dolor que una lesión física, como una quemadura. Bajo esta condición, las personas buscan sanar las heridas sin darse cuenta que en el camino se comenten errores que solo complican la situación.

Por eso, Guy Winch, psicólogo y autor de "Emotional First Aid: Healing Rejection, Guilt, Failure, and Other Everyday Hurts" (Kit de emergencia emocional: Curando la negación, la culpa, el fracaso y otras heridas del día a día) aconseja evitar estos errores.

1. Tratarte con dureza y culparte

Tras el rechazo es común hacer una lista de los defectos, fallas y deficiencias personales. Hacer esto afecta la autoestima. Tampoco es conveniente recordar otros “fracasos”. Intenta ser contigo, tal como lo harías con un amigo que tiene el corazón roto.

2. Idealizar a tu “ex”

Si la persona que te rompió el corazón no era tan increíble como pensabas es aconsejable cambiar tu percepción. Idealizarla solo hace más difícil y doloroso enfrentar tu realidad y superar la ruptura.

3. Negarte a nuevas experiencias

No es recomendable aventurarte con nuevas citas cuando acaba de suceder la ruptura, aunque sí toma en cuenta que el tiempo para llorar y superar la ausencia de tu “ex” debe ser razonable. Date un plazo razonable para relacionarte con alguien más.

4. Perderte de actividades que te gustan

Es normal que al principio de la ruptura no tengas ánimo para hacer lo que te gusta y disfrutas, ya que todavía estás adolorido, pero debes fijar un tiempo razonable para asimilar la situación y continuar con el curso de tu vida.

5. Alejarte de tus seres queridos

Cuando te aíslas prácticamente estás cerrando las posibilidades de recibir las muestras de cariño y preocupación de las personas a quienes verdaderamente le importas. Ten en cuenta que estar cerca de estas personas ayuda a tu pronta recuperación.

6. Conservar cosas personales de tu “ex”

Tanto las fotografías, regalos, mensajes o pertenencias personales son ataduras que hacen que no rompas con el recuerdo de la relación, además con un potencial efecto de dolor. Es esencial que reflexiones si vale la pena guardarlos o es mejor eliminarlos de tu vida.

**Con información de http://vidayestilo.terra.es/mujer