De seguro más de alguien te ha dicho que decir groserías o "malas palabras" no es correcto o que habla mal de ti.  

Pues te tenemos una buena noticia, según un estudio publicado Psicology Today, decir groserías tiene muchos beneficios para nuestra salud y tiene un resultado purificador.

Hoy te compartimos las cuatro ventajas que tienen decir groserías y los efectos que tiene.

1. Maldecir cuando te lastimas tiene un efecto analgésico, el dolor lo disipas con las palabras que salen de tu boca.

2. Decir "malas palabras" aumenta la confianza en si misma. 

3. Si eres "malhablada" de seguro eres una persona sincera, honesta, abierta y te tomas la vida más relax.

4. Cuando decimos groserías se acelera la circulación y eliminamos endorfinas que nos generan una sensación de calma, control y bienestar.