Especialistas afirman que la inteligencia erótica es igual de relevante que la emocional, interpersonal o intrapersonal. Cuando se aprende y desarrolla, la vida sexual se vuelve más placentera.

Las claves para ser sexualmente inteligente se basa en la autoconciencia y aceptación. Marty Klein, sexólogo y autor del libro Inteligencia sexual, explica que es la inteligencia sexual o erótica es la capacidad de despertar y mantener el deseo en una situación complicada o incómoda y adaptarte a los cambios naturales de tu cuerpo para obtener placer".

Te damos las clavs para que seas sexualmente inteligente

1. Conocer y explorar tu cuerpo

Los sicólogos estadounidenses Sheree Conrad y Michael Milburn afirman que el conocimiento de tu cuerpo hace que identifiques cuáles son tus zonas eróticas. Al comunicárselos a tu pareja, la vida sexual es más plena y satisfactoria.

Al explorar tu cuerpo y conocerlo descubres tu propio sexo, sabes qué te atrae y excita, lo que prefieres y las facetas que podrían provocar dificultades.

2. Tener información exacta

Ian Kerner, consejero sexual y escritor, apunta que la orientación sexual que las personas reciben, generalmente proviene de fuentes equivocadas. Lo deseable es recibir asesoría de especialistas o sexólogos. Tener información científica precisa acerca de la sexualidad, además de la sensibilidad para mantener la relación de pareja. De esta manera se acaban con mitos y tabús para no arriesgar tu salud y bienestar.

3. Comunicar claramente los deseos

Kerner dice que poder comunicarte empáticamente y sinceramente con tu pareja sexual es relevante para elevar tu erotismo. Este punto se relaciona con el conocimiento de tu propio cuerpo y el de tu pareja. Al saber expresar lo que sientes, buscas y deseas, el entendimiento es mayor, crece la confianza y generas respeto mutuo.

4. Conectar con los demás

Esther Morales dice que es relevante la conexión con los demás porque sostener una vida sexual enriquecedora implica a otras personas. Lo deseable es abrirte a los demás y tener dominio de habilidades sociales, como hablar con la pareja y comprender su erotismo.

La inteligencia sexual implica aprender a ser sinceros con nosotros mismos y con nuestra pareja, sobre quiénes somos sexualmente”, explica Morales.