Además de sentirnos felices y mareados suceden cosas a nivel cerebral y en todo el cuerpo que perjudican nuestro comportamiento y salud.

En la lista siguiente les compartimos lo que pasa en nuestro cuerpo cuando bebemos alcohol de más. Seguramente se sorprenderán.

1. Al beber alcohol, el 20% se absorbe por el estómago, mientras el 80% que resta es absorvido por el intestino delgado.

2. Una vez que el alcohol baja por el esófago y se absorbe, este pasa al torrente sanguíneo en donde se distribuye alrededor de todo el cuerpo, comienza a actuar allí y produce el estado de embriaguez o borrachera, compartió el sitio National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.

3. Parte del alcohol llega al cerebro, afectando los neurotransmisores, células encargadas de comunicarnos.

4. Una vez que esto suceda la comunicación en las neuronas se vuelve más lenta, por ello algunas situaciones que suceden a nuestro alrededor podrían pasar desapercibidas.

5. Algo curioso es que los pensamientos se vuelven más claros y precisos gracias al neurotransmisor "GABA". Puede que por ello piensen que "el amor no existe" y quieran llamar a sus ex para insultarlos.

6. Cuando estás embriagado tu cuerpo elimina mayor cantidad de fluidos lo que aumenta la deshidratación.

7. El alcohol produce que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que se puede traducir en dolores de cabeza. 

8. Beber en exceso aumenta el ritmo cardiaco. 

9. El alcohol se concentra y aumenta considerablemente sus niveles ya que se consume más alcohol del que el cuerpo es capaz de eliminar en un corto período de tiempo. 

10. Se pierde el equilibrio mental y físico. 

11. Al estar borrachos, el cerebelo es el centro encargado del movimiento y el equilibrio. Al producirse fallas en su desarrollo, la persona queda desorientada e incapaz de hacer movimientos acertados por completo, informó el sitio "Ojo Curioso". 

12. Cuando el alcohol vuelve defectuoso su trabajo disminuye la respiración y desciende la temperatura corporal generalmente induciendo el sueño. 

13. Los niveles de glucosa en la sangre descienden durante la borrachera, lo que produce una debilitación generalizada, sudoración excesiva, vértigo y visión borrosa.

14. El alcohol consumido se descompone en el hígado, creando una toxina llamada acetaldehído.

15. Si beben demasiado, su cuerpo no puede procesar el acetaldehído y se acumula, causando dolores de cabeza, náuseas y vómitos.