¿Ya saben por quién votar? Pregunté recién a unos estudiantes, la mayoría no respondió.

Lo más certero actualmente es la incertidumbre. Realmente es sorprendente porque a cinco semanas de las elecciones hay muchos indecisos. Es complejo lo que estamos viviendo en el país –especialmente en un proceso electoral–, que aunque es positivo que se hagan las investigaciones y se señalen a funcionarios y políticos de corruptos, aún deben agotarse los procesos legales. Las protestas no cesan y los jóvenes se esmeran en mantener a la población atenta. El MP y la CICIG continúan con los casos, el Organismo Judicial está saturado y la presión es abrumadora.

Aunque se ha estado trabajando en las mesas del Organismo Legislativo para cambiar distintas leyes, no es conveniente pasarlas en “forma exprés” –con grandes deficiencias– solo para lograr quedar bien. Este mes el Congreso estará entretenido en cómo conocer el antejuicio del Presidente y sus integrantes se concentrarán, algunos en defenderse y otros en hacer proselitismo.

A todo esto, por estar pendientes de la coyuntura, le estamos restando importancia a las elecciones. Debemos fijarnos bien por quiénes vamos a votar el 6 de septiembre. Si realmente deseamos un cambio, debemos renovar al gobierno. Este despertar de la población ha logrado que en forma creativa haya instrumentos, plataformas e información para lograr un voto consciente. Hay muchas herramientas en redes sociales que pueden servir para averiguar de los partidos y sus candidatos. También complica que en una jornada debamos escoger presidente y vicepresidente, alcalde, diputados y los miembros del Parlamento Centroamericano, pero así dice la ley.

Presencia de los distintos candidatos se ha tenido en los medios de comunicación. Preocupa la escasez de foros y ningún debate. Poco se discuten los temas fundamentales como la desnutrición crónica, la educación técnica, la seguridad nacional, el déficit fiscal y las deudas que heredará el próximo gobierno. Ni siquiera se cuenta con una estrategia de transición.
Importante exigir a los candidatos a la presidencia que presenten sus planes de gobierno. Adicionalmente que muestren al menos parte de sus cuadros técnicos. Requerimos comprender cómo lograrán sus promesas, cuanto costarán y de dónde sacarán el dinero. Que muestren cómo administrarán el recurso humano, qué harán con los pactos colectivos y qué procesos utilizarán para asignar obra pública. Urgente que formulen sus prioridades e indiquen cómo cambiarán la cultura de compadrazgo y corrupción que impera actualmente.

Debemos desde ya pedir a los candidatos a diputados que se comprometan a no coaccionar a nadie para obtener plazas y contratos. Requerimos un compromiso serio de una administración transparente, proba y eficiente de este organismo, como una agenda legislativa de nación.

En el caso de los alcaldes, exijamos que hagan planes municipales, que los ciudadanos participen, que se abran a una fiscalización constante y que rindan cuentas. Esperamos que enuncien sus principales retos y que indiquen soluciones concretas. Dedique este mes a informarse, escuchar en los medios a los distintos aspirantes y a prepararse para votar. ¿Quién es su favorito? ¿Sabe quiénes compiten? ¿Al menos sabe por quién no votar?