Todos los días hay más de alguna sorpresa política en Guatemala. La más impactante la semana pasada fue que la Corte Suprema de Justicia diera trámite a una solicitud para retirar el derecho de antejuicio al Presidente de la Re- pública, a solicitud de una denuncia penal de un diputado.

En la historia de los últimos 30 años esta es la primera vez que esto se da, razón por la cual debe visualizarse como un momento de reflexión y tomar nota para ver si nuestra normativa funciona.

Luego de la conformación por sorteo de una Comisión Pesquisidora en el Congreso el pasado viernes, integrada por cinco diputados (tres del Líder, uno de Creo y uno del Patriota), deberá estudiar la veracidad de las acusaciones contra el Presidente de la República, o si estas se han pro- movido por razones espurias, políticas o ilegítimas.

La Comisión deberá poner a disposición del pleno de los diputados un informe, cuyo plazo no fue establecido, los elementos que permitan establecer si, luego de la in- dagación, el Presidente debiera someterse a la justicia común. Esta investigación no es vinculante al veredicto final. Inmediatamente iniciará la discusión en el Congreso.

Reflexión

“Definitivamente será un juicio político y seguramente pobreencalidadycontenido, debido a que los congresistas deberán emitir un dictamen de consecuencias jurídicas, ejercicioquenolesespropio, pues demanda de conoci- mientos y capacidades que posiblemente no poseen”.

greso y una vez esté agotada la misma, debe declararse con lugar o sin lugar el antejuicio. Para ello es necesario el voto en uno u otro sentido de las dos ter- ceras partes del total de diputados (105 de 158). Si se declara la forma- ción de causa penal, esteseenvíaaltribunal competente, si es por el contrario, será caso cerrado.

¿Cuál es la integra- ción del Congreso ac- tualmente? 58 son de Líder, 37 del Partido Patriota, 21 de la UNE, 11 de Todos, 7 de Creo y los 24 restantes pertenecen a otros partidos. Estas cifras indican que se requerirán de alianzas para cualquiera que sea la decisión, razón por la que se puede pensar que este proceso puede durar varios días, meses o resolverse muy rápidamente.

Preocupa que los congresistas jueguen el rol de un juez pesquisidor, lo que contraviene el principio constitucional que la justicia se debe conocer con exclusividad por la Cor- te Suprema de Justicia y por el Organismo Judicial.

Definitivamente será un juicio político y seguramente pobre en calidad y contenido, debido a que los congresistas deberán emitir un dictamen de consecuencias jurídicas, ejercicio que no les es propio, pues demanda de conoci- mientos y capacidades que posiblemente no poseen. ¿Qué están esperando los ciudadanos? Las encuestas señalan que la mitad de la población desea que renuncie el Presidente, la otra quisiera que termine su mandato; sin embargo, la mayoría de los guatemaltecos demanda #JusticiaYa.

Este es el desafío más grande. La justicia posiblemente llegue, pero no será tan pronta como muchos anhelamos. Debemos ser pacientes y esperar el debido proceso. ¿Cree que el Presidente está involucrado en los escándalos de co- rrupción? ¿Qué ha aprendido de todo este proceso? ¿Esta- mos fortaleciendo la democracia?

* Publinews es ajeno a las opiniones vertidas en este espacio.