Entre los mayores comentarios adversos la semana pasada estuvieron los abusos en los “bautizos” que los estudiantes de la Universidad de San Carlos (Usac) realizan a los jóvenes tanto a alumnos del primer año, como a los que iniciarán en la Huelga de Dolores. El director del Hospital Roosevelt comentó el miércoles, que varios estudiantes de la  Usac ingresaron semiinconscientes, en peligro de muerte, por el alto nivel de alcohol que hicieron que tomaran los estudiantes en  combinación con una serie de ejercicios, lo que podría provocar una alteración en la presión y un paro respiratorio. Los  pacientes prefirieron no declarar por temor, ya que habían sido amenazados. 

Adicionalmente un personero de la PDH indicó que tienen denuncias de que los estudiantes bautizados a veces sufren también de violencia física, psicológica y hasta sexual.  Añadió que  se cuenta con dos expedientes en 2013 y uno en 2014, pero no han recibido respuesta del Consejo Superior Universitario de la Usac, al que solicitaron un informe de las acciones que tomarán para prevenir las arbitrariedades en los bautizos.

El jueves el rector de la Usac, junto con varios decanos explicó que  los intoxicados fueron  tres estudiantes de la Escuela de Ciencias Psicológicas, uno de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia y uno de la Escuela de Ciencia Política.  Adicionalmente señalaron que se fijarán nuevas reglas para la Huelga de Dolores y que se conformará una comisión para investigar los casos, informando que los culpables serán expulsados. 

Pese a las advertencias del rector de sancionar a quienes tomen parte en los “bautizos”, los abusos se mantienen. El viernes, estudiantes encapuchados armados de machetes, palos y bates secuestraron 10 buses rojos  para llevar a los nuevos estudiantes de la Facultad de Medicina al Centro Deportivo Universitario. Adicionalmente se llevó a cabo otra actividad en Agronomía.

Da pavor la situación. Luego vendrá las vísperas de la celebración de la Huelga de Dolores y con ello el acoso y la extorsión de los encapuchados a la ciudadanía para agenciarse de fondos, impidiendo el paso, destruyendo propiedades y dañando el patrimonio cultural.  

La situación de la universidad nos hace reflexionar respecto a esta casa de estudios. Lamentablemente, desde la Constitución de la República de 1985 se le otorgan privilegios. Por un lado se le concede una asignación privativa no menor del 5 por ciento del Presupuesto General de Ingresos Ordinarios del Estado y por otro se le permite no rendir cuentas de su presupuesto. Desde acá, los constituyentes le concedieron “una capucha” a esta institución, ya que se desconoce cómo se utilizan los recursos y el rendimiento de los mismos.

Estudiar es un privilegio en Guatemala, especialmente de forma gratuita en la universidad. Un alumno debe comportarse como un ciudadano respetuoso y responsable. Los bautizos y las actividades de la Huelga de Dolores han degenerado en actos vandálicos y deplorables. Debemos exigir a las autoridades de la Usac que ejerzan su autoridad y controlen estas ilegalidades. Importante que los procesos continúen y que los responsables sean sancionados.  ¿Qué opina de los bautizos? ¿Por qué se permiten las capuchas? ¿Qué cambiaría de la Huelga de Dolores?