JLo aceptó un oferta millonaria para presentarse en Las Vegas, recibirá 350 mil dólares por concierto y se presentrá 72 noches. Pero uno de los requisitos para que aceptara el contrato fue que  el personal de cocina del exclusivo lugar donde se hospeda, el casino Planet Hollywood, prepare a diario tarta de manzana. Sin embargo, no es porque "La diva del Bronx" quiera romper la dieta, sino porque adora el olor de dicho postre.

“No es ella quien tendrá que pagar la cuenta, así que está pidiendo mucho más de lo que estaría dispuesta a pagar en circunstancias normales”, aseguró un informante a la revista Heat.

La cantante también ha exigido que le sean habilitadas tres suites en el lujoso casino, que incluyan un vestidor decorado en color blanco y que deberán ser atendidas por tres mayordomos vestidos con trajes blancos y por todo un equipo de asistentes  Además, Jennifer y su séquito contarán con una lavandería separada de la del resto de huéspedes. 

La comodidad de sus gemelos Max y Emme, también ha sido una de las grandes preocupaciones de JLo, por lo que ha solicitado que la habitación de sus hijos cuente con un área de recreo donde los pequeños puedan practicar ejercicio sin necesidad de abandonar el hotel.

Por su parte, todo el equipo encargado de atender a Jennifer durante su estancia en Las Vegas deberá firmar un contrato de confidencialidad para garantizar su privacidad.