Publinews pudo captar en exclusiva el trabajo que realizan los delegados electorales al acomodar las primeras cajas con las papeletas que se enviarán a Huehuetenango.

Les pido a todos que lo hagamos bien, porque es nuestra carta de presentación para la población”, se refirió Julio Solórzano, magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE) cuando autorizó el embalaje de la caja 12 mil 645 de Santa Bárbara, Huehuetenango.

En el Centro de Operaciones instalado en el salón 1 del Parque de la Industria, todos suspendieron lo que hacían y aplaudieron cuando la primera caja quedó sellada poco antes de las 19 horas.

Solórzano pidió que el encargado del sonido utilizara un disco que ya tenía preparado con melodías de marimba.

Ha sido un trabajo arduo, no hemos descansado y todo nos ha salido como se ha planificado”, explicó Gloria López, directora electoral.

Decenas de personas tienen labores específicas. “Somos como un gran hormiguero”, afirmó una de las delegadas que apoyaba a las personas no videntes que escribían en braille las papeletas.

Papeleta segura

La boleta blanca, que será usada el 6 de septiembre para elegir presidente y vicepresidente, tiene nueve cualidades que impiden su falsificación.

Cuenta con código de barra, está numerada y aparece la firma de Rudy Pineda, presidente del ente electoral en la esquina superior derecha. “Todos firmamos una. A mi me tocó la verde (para elegir diputados de la lista nacional)”, mencionó Solórzano. Similares controles tiene la boleta rosada para definir a los 338 alcaldes, las otras para diputados nacionales, distritales y del Parlacen tienen cuatro controles de seguridad.