Alguna gente mezquina en Twitter, la cual, gracias a Dios, es muy poca, me ha salido con que   cómo es posible que los guatemaltecos salgamos a protestar y nos solidaricemos con el pueblo venezolano , que por millones sale durante estos días a las calles a protestar, en todas la ciudades principales de ese país, contra un régimen corrupto, asesino y cobarde.

Imagínese, que cómo es posible… Pues sí, créame que no solo es posible, sino ético, justo y un DEBER MORAL salir a apoyar a esos miles, a ese millón de venezolanos que gimen y crujen bajo un régimen socialista, sobre esos estertores que tienen un régimen corrupto, que ya hace mucho dejó de funcionarle a la gente.

¿Que por qué no funciona?, pues se lo cuento muy brevemente. No funciona porque Caracas ya es la ciudad más violenta de América Latina, con más de 70 homicidios diarios. No funciona porque solo el año pasado hubo 24 mil homicidios. No funciona, porque la inflación superó el 58% y la moneda y su poder adquisitivo van en caída libre. No funciona porque desde el poder al Presidente unos días antes de las elecciones le parece muy alto el precio de un televisor en una cadena de un comerciante chavista y ordena el saqueo nacional de esa cadena de electrodomésticos. NO FUNCIONA porque el gobierno decreta precios topes y control de precios de los alimentos y, ¡oh sorpresa!, automáticamente el gobierno, con el control de cambios y los precios tope, altera el delicado balance de información descentralizada, que es el sistema de precios libres en cualquier economía, e impide el abastecimiento en todo el país.

En Venezuela no hay comida, no hay carne, no hay leche, no hay pan en los anaqueles y no hay papel ni para ir al sanitario o para imprimir periódicos, pues los dólares para importar este insumo para las rotativas el gobierno, que ha impuesto control cambiario, no los puede suministrar, pues claro, al haber impedimento y control cambiario todo se va a la economía informal y, claro, todo automáticamente se vuelve más caro, porque el riesgo para el empresario es muchísimo más alto.

No hay seguridad, no hay trabajo y lo que sí hay del gobierno todos los días son amenazas a los empresarios, saqueos, expropiaciones y un caos generalizado. Es muy sencillo lo que pasa en Venezuela, el socialismo, o sea el control estatal de la economía no funciona y, si el Estado quiere volverse el amo y señor de los factores de producción, tal y como reza el marxismo, solo lo puede hacer en forma arbitraria y por la fuerza, y eso es lo que vemos en Venezuela, con un gobierno auténticamente fascista, que copia casi que letra por letra el esquema hitleriano de la toma violenta del poder: destrucción y eliminación de la libertad de prensa, armar milicias violentas que choquen y maten a la oposición, producir propaganda masiva a nivel continental con los recursos del Estado y asociarse a toda clase de criminales, y ahora narcos, para afianzar el poder y aterrorizar a la oposición política.

Con todo esto, ¿cree usted que no nos debe importar como guatemaltecos lo que les has pasado a esos más de diez jóvenes venezolanos estudiantes desarmados que han sido asesinados en las calles de Caracas?