No debemos parar, debemos seguir luchando con inteligencia, prudencia, sin políticos extremistas ni corruptos y con Guatemala y la libertad individual como nuestro norte.

En días recientes se ha llamado a cometer un golpe de Estado y lamentablemente el Consejo Superior Universitario de la universidad más grande del país (las autoridades, no los estudiantes) están ayudando al político más peligroso y populista de los últimos 30 años a destruir a Guatemala y su Constitución, llamando a una constituyente que la controlarán políticos y partidos corruptos y dinero sucio de financiamiento oscuro que mantienen a esos partidos. La llamada trinca, de los que eran el primero, segundo y tercer lugar, es el enemigo a vencer, igual que los otros partidos medianos asociados al narcotráfico y el lavado de dinero.

Debemos igualmente exigirles a la CICIG y a las embajadas que dicen ser “amigos del país” que presenten los listados de los políticos y partidos corruptos que lavan dinero en operaciones de lavado de los carteles que operan en Guatemala y que presenten la lista de los individuos a los que se les han retirado las visas por estos graves crímenes contra la seguridad nacional de aquella gran nación del norte. Si es bueno para los EE. UU. expulsar y denunciar la corrupción en su país, es igualmente bueno en nuestro país que nos ayuden a los periodistas y a la sociedad a denunciar a dichos políticos corruptos y con ello no ir a votar por narcos y por corruptos en la siguiente elección que es inminente.

Guatemaltecos, vivimos jornadas históricas, no podemos permitir que la vorágine destruya nuestras instituciones y nuestra soberanía y Constitución. No es el momento para una constituyente ni demás sueños febriles de políticos extremistas del pasado de ideas fracasadas en todo el mundo, debemos hacer reformas a leyes estratégicas como la de Partidos Políticos, la de la carrera judicial, leyes contra la corrupción y que obliguen a la transparencia y la rendición de cuentas y la ley de la contraloría para que deje de ser cobija y ayuda a la corrupción y se convierta en su azote y querellante adhesivo en todos los juicios por corrupción contra funcionarios y empleados públicos.

Otra Guatemala es posible. Asimismo, no es momento para las cacerías de brujas ni para las generalizaciones o las bestias negras construidas de mala fe. No es cierto que la mayoría del Cacif o las empresas privadas no pagan sus impuestos, más del 70% de todos los impuestos que se pagan en el país, ISR, IVA aranceles e IVA por importaciones lo pagan las empresas. Sí es cierto que ALGUNOS empresarios, que no merecen ese nombre, sí pagan mordidas y mantienen a sistemas de corrupción como “La Línea” en las aduanas.

¿Solución? Derrotemos el mercantilismo, llevemos TODOS LOS ARANCELES A CERO, liberemos el comercio totalmente y dejemos un flat tax de un único impuesto por importaciones que podría ser un IVA del 5 o 7% y con ello la línea dejará de tener razón de existir. ¡JUICIO, DEBIDO PROCESO, CONDENA Y EXTINCION DE DOMINIO A TODOS LOS CORRUPTOS!

Y ya nunca dejemos de participar, de involucrarnos, de luchar por un mejor gobierno, por la transparencia, la rendición de cuentas transversal y horizontal, y hagamos de la honestidad nuestra cultura. No paguemos mordidas, no mantengamos a políticos corruptos en el poder y exijámos les a las instituciones que funcionen, que el MP y la CICIG hagan su trabajo, gánense sus salarios exorbitantes, persigan a los funcionarios corruptos de este y de cualquier gobierno.
¡Guatemala, TU NOMBRE INMORTAL!