El país se retuerce por la corrupción política de algunos exmilitares y de algunos “empresarios” (mejor sería llamarlos gánsteres, pues no merecen la honra del título de empresarios) de la máquina corrupta.

Esta mafia tiene una explicación muy sencilla: usted al importar cualquier cosa al país tiene que pagar como promedio 17.5% de impuestos, y la mafia de la llamada “línea” le cobra el 5% y no le cobra el arancel, o sea la mafia corrupta necesita de un IVA alto por las importaciones (12%) y un arancel alto o discrecional impuesto a voluntad por el vista o la corrupta SAT (5.8%) en promedio.

¿Resultado? La mafia de aduanas que hemos soportado y mantenido por no denunciarla y fortalecer nuestras instituciones de seguridad y justicia por más de 30 años.

La cultura de la mordida, de lo chapuceado, de “todo lo podemos arreglar”, y claro, la voluntad de gángsteres pseudo empresarios, algunos exmilitares corruptos y políticos corruptos más que dispuestos a mantener toda esta legislación estúpida de más de 50 mil partidas arancelarias distintas y una discrecionalidad y burocracia y papeleo que hace que cada contenedor cueste más de US$1,400 sacarlo de Aduanas y más de ¡DOCE DÍAS DE TRÁMITE!

Mientras esta corrupta simbiosis de leyes e impuestos y aranceles mercantilistas, mafias y políticos corruptos, siga en pie, podrán venir cien CICIG y otros 150 embajadores y ONG corruptas y “agencias de cooperación” a decirnos qué hacer o venir o traer, que el origen del problema no cambiará y la motivación a delinquir y no pagar impuestos se mantendrá: mantengamos impuestos altos, trabas burocráticas al libre tráfico de mercaderías, puertos estatales monopólicos y corruptos, sindicatos en esos puertos igual de corruptos y un cardumen de pseudo empresarios mercantilistas, que quieren impedir la libre competencia en sus sectores, ya sabemos todos qué sectores son, y esta mafia jamás será extirpada de raíz.

Todo lo demás, el circo mediático de la fuga del exsecretario Monzón y la corrupta Baldetti, la CICIG intercambiando impunidad por renovación del mandato, porque “no le daba tiempo” terminar la investigación completa, porque el corrupto gobierno no iba a renovar CICIG, todo es pan y circo, en comparación con la mafia que la burocracia antilibre comercio y los mercantilistas y políticos corruptos están dispuestos a hacer para impedir que el guatemalteco se desarrolle y el país crezca por medio de la libertad de comercio e industria.

Sigamos protestando, no dejemos de presionar al gobierno, mafias y ONU y CICIG corruptas, pero jamás olvidemos cuál es la verdadera génesis del problema. OTRO FIASCO Y MENTIRAS CONTRA LA MINERÍA En días recientes la Mina San Rafael, en Santa Rosa, ha sido a todas luces falsamente acusada de delitos de contaminación ambiental, por verter aguas negras con residuos humanos al río cerca de San Rafael las Flores.

La muestra que sirve de “evidencia” se toma del río afuera de la propiedad de la mina y antes de que la mina empezara sus operaciones formales en 2012. Hay información confiable que establece que la ONG ambientalista CALAS ha entrenado con cursos de delitos ambientales a los fiscales que llevan el caso contra la minera.

La minera paga al gobierno central y las municipalidades aledañas a la mina más de UN MILLÓN DE QUETZALES DIARIOS en impuestos y regalías. La planta que la mina construyó para procesar el mineral cuesta CUATROCIENTOS MILLONES DE DÓLARES, le dan empleo directo a más de 900 trabajadores (el salario promedio supera los Q8,000.00 con todas las prestaciones).

La compañía dueña de la mina es canadiense y tiene que cumplir con regulación en Canadá y Guatemala, solo el tratamiento de las aguas industriales vale otros tantos millones de dólares.

Con toda la conflictividad social, ¿creen ustedes que unos canadienses vendrían casi que del otro lado del mundo a verter sus desagües a un río en Guatemala, para volverse blanco de “ecologistas” políticos y fanáticos, mercaderes de la eco histeria para hacer dinero con sus ONG? ¿suena ridículo, no?