Kevin Richardson, el único Backstreet Boy que se separó durante un tiempo de la banda, aseguró que el regreso a los escenarios le comprobó tres cosas: “La fidelidad de Latinoamérica, las diferentes generaciones (que tenemos) de fans, y que ya estamos un poco grandes para seguir las coreografías (risas)”.

El cantante conversó con Publinews Internacional, esto como parte de la gira de los Backstreet Boys México.

Al preguntarle qué es lo que más disfrutan como banda de este regreso, aseguró que "para que estemos juntos todo este tiempo tiene que haber grandes cosas es común, como un amor, magia, problemas, aprendizajes (...), hay algo que funciona entre nosotros y es casi como si fuéramos una sola persona. Eso no quiere decir que no hay peleas; pero la edad y el tiempo nos ha hecho mejores personas y artistas”.

Para la agrupación, esta nueva gira es un reflejo de su trabajo y lo que más les sorprende es las diferencia entre las generaciones que acuden a sus conciertos. “Es genial cuando los fans de nuestra edad vienen y traen a sus hijos. Para nosotros es como la cereza del pastel. Algunos nos sentimos viejos, pero creo que eso es la madurez", comentó Kevin entre risas.

"Volvimos a conectarnos. Somos los mismos, pero al mismo tiempo hemos cambiado. Lo mejor es que disfrutamos cada segundo arriba del escenario. Lo principal es que estamos de vuelta y no por la consigna de 'Vamos a hacerlo mientras podamos'. Los cinco de nosotros hemos estado cantando desde pequeños, así que mientras sigamos vendiendo discos, mientras la gente venga a nuestros conciertos, y no nos sintamos estancados, entonces, con suerte, podemos seguir con la carrera”, declaró sobre el reencuentro.

Hace 22 años la banda se hizo de fama mundial como un proyecto que movió a millones de adolescentes por todo el mundo.

“Nos damos cuenta de lo bendecidos que estamos, al ver que la gente todavía confía y cree en nosotros”, Kevin Richardson