Will Smith y su esposa Jada Pinkett Smith le sprohibieron a sus hijos Jaden, de 16, y Willow, de 14, relacionarse con las hermanastras de Kim Kardashian, Kendall y Kylie Jenner, al considerar que podrían “dañar” seriamente la imagen pública de sus dos hijos.

"Will y Jada nunca fueron precisamente fans del clan Kardashian, pero después de enterarse de las recientes travesuras de Kendall y Kylie no quieren que Willow y Jaden sean asociados con esas chicas de ninguna manera", aseguró un informante al sitio TMZ.

La pareja siempre se ha caracterizado por ser de mente abierta, sin embargo temen que sus hijos se metan en algún problema o sean objetivos de un escándalo por ser amigos de las hermanas Jenner.

A Jaden es a quien más trabajo le está costando esta decisión, de acuerdo con una fuente, ya que desde hace meses se le ha relacionado sentimentalmente con Kylie.