Desnudo, solo con un colchón sucio, sin agua ni baño y encerrado en un cuarto como palomar, fue localizado por la polícia un hombre en Sevilla, destacó el diario El País.

Según el informe de la policía, el hombre vivía recluido por sus dos hermanos en ese cuarto de tres metros cuadrados aproximadamente. 

Un hombre de 76 años y una mujer de 61 vivían de la pensión de su hermano, la cual ascendia a 1,000 euros. 

Ambos fueron detenidos, mientras que la víctima, identificado como Carlos, de 59 años, fue ingresado a un hospital, ya que aseguran tiene problemas mentales. 

Al parecer, Carlos fue atropellado siendo aún muy joven y desde entonces sufría problemas mentales y recibía esa pensión. 

Carlos era conocido como “Piernaslengas”, por su forma de andar. “Era muy conocido. Lo veíamos a menudo por aquí y por la plaza del Ayuntamiento dando paseos. Después dejamos de verlo y nos dijeron que lo habían internado”, narró un vecino.