No es gracioso. Nada gracioso.

Un perro que come marihuana puede resultar severamente intoxicado. Y esto le pasó a Loki, un perro siberiano que encontró de por casualidad varios pastelillos de Rice Krispies que tenían marihuana. No pudo controlar sus músculos y su lengua comenzó a colgarle.

Su dueño descubrió todo y trató de reanimarlo. Pero el perro ni siquiera podía moverse, como se ve en el video. Por eso contactó a un amigo veterinario, que le dijo que esperara.

Luego de 20 horas, este lo cuidó hasta que el perro por fin pudo caminar normalmente. Aunque se sigue comiendo las cosas que se encuentra.

"Puse este video también por razones educacionales", posteó su dueño en YouTube, que también compartió un link para ayudar a los dueños de canes en la misma situación. Pero en la galería que acompaña la presente nota, mostramos qué deben hacer si les sucede algo similar con su perro. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".