Los perros y los gatos son enemigos naturales, pero en este video se demuestra lo contrario. Un felino se encuentra en problemas ya que su cabeza está atrapada en un vaso de plástico, y es un perro quien decide ayudarlo y rescatarlo, mientras alguien filma toda la escena.

El vídeo está causando furor en las redes y ya ha tenido más de un millón de visitas en Youtube.