Derby es un perro que nació con una deformidad en sus extremidades delanteras, pero por fin pudo correr, gracias a unos implantes especiales impresos en 3D.

Este cachorro tuvo la fortuna de tener como dueña a Tara Anderson, quien trabaja para la compañía de impresión en tercera dimensión 3D Systems. Ella sabía que diseñar una prótesis personalizada para Derby, le brindaría una mejor movilidad.

"Él corre con mi esposa y conmigo todos los días", aseguró Dom Portanova, esposo de Anderson. "Cuando lo veo con sus nuevas extremidades, me sorprendo".

Aquí el video de Derby