Danielle Josey Davis tenía un presentimiento. Por eso nunca quiso que desconectaran a su esposo Matt del soporte artificial que lo mantenía con vida. Este quedó en coma en 2011, luego de un accidente de moto que casi lo mata.

Matt solo estaba conectado a un respirador luego de sufrir un severo daño cerebral y tener varios huesos rotos. Los doctores decían que el joven de entonces 22 años tenía un 10 por ciento de probabilidades de despertar. Le sugirieron a su esposa que era mejor desconectarlo.

Pero Danielle se rehusó.

"No tuvimos una oportunidad real para empezar nuestra vida juntos. No me rendiré", afirmó ella, citada por el periódico británico "Metro". Su esposo comenzó a mostrar progresos pero tuvo que irse a casa. Allí su esposa y su madre lo cuidaron todos los días. Y luego de 3 meses, él despertó.

No recordaba a su esposa, pero estaba halagado de que ella luchase por él. Trataba de hablar, pero no podía. Hasta que, poco a poco, lo logró. Ahora puede conducir y hacer yoga, aunque no recuerda cuándo se casó con su mujer, quien está haciendo una campaña en GoFundMe para que Matt pueda caminar con normalidad.

En la galería de fotos podrán conocer los países donde es legal la eutanasia. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".