La mujer se dejó llevar por sus celos y comenzó a evidenciar al infiel en un restaurante, sin importar que los demás comensales pusieran toda su atención en ella.

La agresora se aleja un par de veces. Sin embargo, algo en su interior la hace regresar e insultar al hombre nuevamente, el cual se queda quieto en compañía de sus acompañantes.

Al parecer este momento le molestó bastante al dueño del establecimiento, pues optó por tomar el extinguidor y activarlo en la cara de la mujer para tranquilizarla y echarla del lugar.

Tal vez este no sea el mejor método para tranquilizar los ánimos, pero finalmente dio resultado.

En la galería de fotos encontrarán memes de mujeres celosas.