Uno ante sus padres casi siempre puede aparentar tener un aura de santidad. Eso, hasta que leen los mensajes que colocamos en redes sociales que no son precisamente para conseguir al "Príncipe Azul". Y una de esas redes es Grindr, que es como el Tinder para las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI.

Este experimento lo hizo la personalidad de la radio irlandesa Riyadh Khalaf, de 24 años, quien quiso mostrarle a su madre los mensajes de su teléfono. Como no había estado activo en la red social por días, la mujer, Lorraine, vio todo tipo de mensajes: desde los que invitaban a su hijo a hacer tríos hasta los que eran mucho más explícitos. Su desconcierto lo dice todo.

En la galería verán algunos de ellos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".