El fotógrafo de bodas, Jarrett Hucks, subió a su canal de YouTube, una de las sesiones más locas que ha tenido.

El artista contó que su clienta quería tomarse una foto montada en un caballo y aunque a él no le encanta trabajar con animales porque suelen ser impredecibles, accedió hacerlo.

La novia quería unas imágenes muy especiales del día más importante de su vida y las quería montada en un caballo, sin embargo,  jamás espero que el animal reaccionara de forma complusiva hasta tirarla.

Por fortuna la mujer solo resultó con unos moretones. Pero el momento fue muy divertido y aquí se los dejamos.