Muchas personas escogen las fiestas de fin de año para contraer matrimonio. Este es el caso de Brian Green, un hombre que organizó su boda sin que Christina McGinnis, su novia, se enterara.

Y es que la boda de los Green no fue como cualquier otra. Fue una boda sorpresa en un centro comercial en Georgia, Estados Unidos.

Un amigo de la familia le pidió a Christina que utilizara su vestido de novia para una sesión de fotos en el árbol de navidad del centro comercial. Mientras esto ocurria, amigos y familiares se preparaban para la improvisada ceremonia.

En un momento, Cristina rodeó el árbol navideño. Fue en ese momento cuando encontró a su padre con un ramo de flores blancas, quien le dio la noticia. A partir de ese instante, todo fueron sorpresas para la mujer, quien tenía cuatro años de relación con su novio.