Durante su visita a Australia, Kim Kardashian dejó sin consuelo a una de sus seguidoras.

La estrella televisiva salió del restaurante Bondi Icerbergs Club, el pasado domingo por la noche. Afuera del lugar la esperaban fotógrafos y fanáticos. La socialité se tomó algunas fotos y posó algunos segundos para las cámaras. Sin embargo, dejó a una fan llorando.

En el video podemos ver que Kim es acompañada por guardespaldas a su camioneta y también escuchamos a una joven que grita en repetidas ocasiones el nombre de Kim y "por favor", en medio de sollozos. Pero la figura de TV la ignoró y se subió a su vehículo.