Jarred Smith vive en Davidson, Australia. Decidió prepararse el desayuno una mañana y encontró una gran serpiente pitón en su caja de cereales. Estaba escondida. Alertó a su padre y ellos dos llamaron al Servicio de Rescate, Información y Educación de Vida Salvaje australiano (WIRES en inglés).

Ahí supieron que su nuevo huésped tenía 2 metros. No se podía creer que estuviese ahí, pero los rescatistas aseguraron que estaba en la caja para sentirse segura. De inmediato la sacaron de la casa y la llevaron a su hábitat. Uno de ellos aseguró para el diario australiano "Daily Telegraph" que las pitón son tímidas y no son peligrosas para los humanos. Llegan a morder si no se sienten cómodas.

En la galería: los animales son "salvajes" en Australia y están en los lados que menos imaginan. Para leer la información desde una smartphone o tablet hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".