La cadena de muebles Corimexo ha provocado un escándalo a niver interncional por su nuevo anuncio comercial, catalogado en redes como el más pornográfico.

La empresa boliviana creo polémica "su contenido e imágenes sexistas" y por "cosificar a la mujer", ya que aparece la modelo Stephanie Herela desnuda y posando muy sexy en algunos de los muebles.

Por más de tres minutos, la guapa mujer muestra su sensual figura recostada en los sofás.

Asociaciones feministas de ese país señalaron que el anuncio publicitario "afecta a la dignidad y atenta contra los derechos fundamentales de la mujer".