Desde hace años, el mito de la "muñeca diabólica" ha sido objeto de fascinación en todas las culturas.

Desde la historia de Okiku, en Japón, hasta Annabelle, muñeca "diabólica" de los años 70 que ha inspirado dos películas, el muñeco "poseído" ha sido alimento de la cultura pop. Chucky, Pennywise. Los tours que se realizan a "La Isla de las Muñecas" en Ciudad de México o las muñecas supuestamente "diabólicas" que venden por Internet lo confirman.

Pero, ¿de dónde proviene esta insaciable curiosidad? Aunque desde lo paranormal hay varios casos que parecen ser reales, la ciencia lo explica de otra manera.

El padre de la psiquiatría, Sigmund Freud, ya lo había planteado en su estudio "Das Unheimliche" (estudio sobre lo siniestro). Describió el sentimiento que estas producen como una "angustiante" familiaridad: conocido pero perturbador.

Freud se basó en la historia "El hombre de arena" de E.T.A Hoffmann, en el que un hombre asocia sus propios trastornos con un ente demoniaco al que le da poder. Y esto podría trasladarse también al "poder" que se le da a cualquier objeto del que se cuenta un episodio sobrenatural y que alimenta una creencia en particular.

Sea como sea, el cine de terror ha popularizado este imaginario también a través de lo audiovisual. La película "El Aro" lo traslada a los videos. Al verlo, este causa la muerte. Y en el caso de la muñeca "Peggy", posteado por la médium Jayne Harris, se puede ver todo esto, pero con dolores de cabeza, pecho y náuseas.

Aquí les mostramos el video. Véanlo "bajo su propio riesgo". En la galería podrán ver otros detalles relacionados con las muñecas diabólicas. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagna click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".